Memorias de setiembre

Martes 25.09.12

Hoy… hoy voy a tratar de escribir algo largo al fin. O bueno, ya no tan el intento raro de ayer. Si es que a largo le podemos decir una hoja. Qué puedo escribir con precisión… qué sé yo. Anoche las ideas estaban más claras y, en realidad, todo el día de hoy hasta  llegar a casa. Se supone que debería estar pensando en una sumilla, el tiempo se me acaba y voy contra el reloj. Que debería estar leyendo, pero vamos, Ovidio me entenderá, o al menos eso creo. Los gatitos huyen de su caja de manera consecuente, son unos gatitos tercos (se parecen a ti).


«Me gustas cuando callas porque estás como ausente» creo que aquí no concordamos tanto, querido Neruda.


Ryuichi Sakamoto toca el piano y su melodía resulta tan… tan particular. (Y puedo cerrar los ojos y verte una vez más). Algún día aprenderé a tocarte como tal señor piano, algún día. Siquiera aprenderé a sacar el nyan cat.
Es curioso releer escritos, sonreír,  darte cuenta de que este resulta un collage de una y otra idea anómala. Recuerdas a la chiquilla que soñaba con una buhardilla en la Ciudad Luz. La recuerdas y sabes que aún existe, aunque ahora ha encontrado su lugar…

(Y un gatito ha vuelto a huir, camina y explora otra vez el lugar).

No sé si soy yo, pero ahora cada que subo al bus y ponen esa música tan alta y molesta, me encontré con la solución al menos momentánea Teoría hace daño, terminas viendo manifestaciones de la sociedad postmoderna hasta en la sopa.


«Solo en mirarte: ni la voz acierta/ De mi garganta a porrumpir; y rota/ Calla la lengua» Safo también se pasmaba, ¡y era Safo! Si Safo podía pasmarse, yo, mucho más mortal y menor, puedo darme esa licencia.


 ¿Y la escribidora dónde está? Donde siempre. Perdida en ese limbo. En ese limbo ahora y desde hace un tiempo compartido. Nunca se fue, pero aún así, ayer volvió, volvió con una sarta de espíritus que me hicieron tragar un sabor a plantas en la noche. Y ella escribe porque le es vital aunque no necesariamente lo haga bien, pero escribe y escribirá hasta el día de su muerte.  

Escribir... cosa más curiosa.

No I won't be afraid, no I won't be afraid/ Just as long as you stand, stand by me.

Y la escribidora escribe desde antes, pero siente que existe desde que encontró la inspiración de cada día. Y la literatura… la literatura a veces es como el peor y el mejor de los amantes. Pero uno al que nunca dejarás porque te hace libre.

Comentarios

  1. Me sigue inspirando tu búsqueda de inspiración. Abrazos de identidad

    ResponderEliminar
  2. :)
    Lindo.
    Adoro los gatos ya sabes...
    PD
    Recupere mi blog
    Un abrazo par ati.
    mar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares