Se abre el telón: aparece la dama de los eufemismos


Lunes 2012-01-09
Hoy escribo para sobrevivir. Ya lo he dicho antes en algún escrito: escribo para no morir. No sé qué haría sin la palabra en mis momentos más sórdidos o mustios, en los más felices o en tantos otros sin descripción coherente. Últimamente escribo en mi mente, por eso no me siento falta de literatura mas sí de plasmarlo, y por ende, de olvidarlo en quién sabe qué recodo de mi mente. Hay ideas embarulladas unas de otras, no puedo estar en la pc. Imprimo. Veo esa página con un par de líneas, escribo con lápiz y borro.
Y borro.
Perdón si algo de lo que digo marea, lo repito: demasiadas ideas, poco orden, el mismísimo pandemonio. Leo el documento de escribir la vida en enero 2011, algo debe de tener este mes, mucha añoranza, qué sé yo.  Escuchar a Ella Fitzgerald, invocar a las musas, a los enanos, a la maldita y a la otra. Ver esta página, leerla y darte cuenta del poco orden: culpar al lápiz y a la oscuridad del ocaso sin luz  eléctrica de por medio.  Darle vueltas a los asuntos, ser eufemísticamente tú.  Ser ella, la de los eufemismos, la que diga todo y no diga nada. No poder leer lo escrito  porque ya la vista no lo permite. Y creo que el telón se cierra un día de estos, pero seguirá la dama de eufemismos tan presentes, tan dadora de vueltas.
Pérfido sentimentalismo. Quiero leerme en estas líneas pero apenas y creo escribir en la oscuridad. Espero descifrar esto.
Everybody loves somebody sometime
Everybody falls in love somehow
Something in your kiss just told me
Escuchar a Frank. 
Añoranza. Pérfida añoranza, no sé de qué, o tal vez sí, sé que añoro en este momento.
Las palabras siempre me rescatan, los libros, a buena música, los silencios, el limbo, el mundo exclusivo de dos almas. El escribir es una entrega como el amar. Es una entrega donde la palabra nos lleva menos esperamos, aunque otra veces es ella la que nos guía a donde queremos llegar. Leer «En lo más negro del verano» de Varela, sonreír sin querer, es poesía lo que lees.  Volver a escribir en este lugar, publicar, ser la de cada semana puntual. El tiempo fuera enseña algo de la literatura que no habías conocido antes, o al menos, no tan profundamente: el hecho de que la literatura es un completa entrega a la palabra, pero siendo libre por entero, tan libre como el limbo mismo. El ver la soledad y los silencios algo diferentes, valiosos en sí mismos, pero que también puede ser compartida aunque no lo parezca. Con esa existencia que puede estar ahí sin ser foránea, porque ese limbo también es suyo.
Y el telón se cierra: la de los eufemismos no se va. Se queda. Se queda para escribir, o bueno, cuasi escribir.

Comentarios

  1. Laura, te leo desde hace un buen tiempo; me gusta hacerlo. Cada 2 ó 3 días entro y reviso las publicaciones recientes en los blogs que me interesan y el tuyo está entre ellos.
    Debo confesar que no siempre se me hace fácil, ya que tus textos tienen muchas palabras con las que no estoy muy familiarizada y mi estilo favorito de escritura es más simple y directo, pero tengo que admitir que esta entrada me encantó de pies a cabeza. Tal vez para ti sea, como dices, "el mismísimo pandemonio", pero para mí, el repetir una frase le da más fuerza, y al final, poco importa el orden cuando algo te sale del alma.
    Me gustó mucho, en serio. Creo que incluso podría decir que me leí a mí misma en varias de tus líneas.

    ResponderEliminar
  2. @Krystal Feather: gracias, a mí me gusta leerte aunque últimamente le había perdido la huella al blogger (errores humanos míos la verdad). Perdona lo de las palabras creo que a veces llego a exagerar algo con eso. Muchas gracias, salió desde el caos, pero no, creo que en el caos, en las ideas del alma sale lo verdaderamente bueno, como lo dijiste. En serio, mil gracias a ti por leerlo, por verte en algunas líneas.

    ResponderEliminar
  3. Hola de nuevo Srta. Gómez. También, como Krystal, paso de mes en cuando a chequear los blogs que me interesan y, como a ella, también me parece que me leo a mí mismo o que pones palabras, das luz a estancias que habitan en mí.
    A mí lo que me ocurre es que siento que sólo sé escribir de cómo me siento cuando quiero escribir.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sqa! Cuánto tiempo ha pasado sin responderte. Muchísimas gracias, lo repito, me es gratísimo leer tales comentarios. A todos, creo que a la mayoría nos pasa eso último. Es una tremenda frustración cada cierto tiempo realmente. Un abrazo tremendo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares