Cenit (un intento de hacer algo de lirismo sentimental)


Déjame caer en la nada.
Déjame caer en el todo.
En el todo que me eleva
                                          eleva
                                                      eleva.
 Ayuda a olvidarme del terror.
Del terror a la página en blanco.
Ayúdame quedándote.
Quédate como inspiración.
 Inspiración nacida.
 Inspiración amada.
 Inspiración ad eternum.
Quédate porque los silencios te llaman sin cesar.
Y no dejan de llamarte.
Son esos silencios estrepitosos y profundos,
los que te llaman en mi nombre.
Porque para ellos no hay distancias.

Quédate y sé lo que nunca se ha escrito.
Quédate y sé mi poesía.
Quédate y sé mi relato.
Quédate porque mi palabra te necesita.

Quédate… Y déjame llevarte al cenit,
como tú me llevas.
Quédate porque los días me resultan tan fugaces,
y el amor no cabe en ellos.
                                               Son tan cortos.
Y no sé si la vida entera me cabrá.
                                                    Qué sé yo.
             ¿Y entonces qué es lo que sé?
Que la anómala se pierde en las caricias del amor.
Y olvida la razón misma en esas explosiones.
Y se pregunta si es parte de lo onírico.
                                                                 No...
Las palabras entrecortadas de él le dicen eso.
 Y ella ama sus palabras.
 Como cada entrega.
Como cada sonrisa, cuando evoca…
                                                                  Cuando te evoco, a ti y a mí.
                                                                   Después del todo.
                                                                                     Que nos eleva.
                                                                                                        Nos eleva…

Comentarios

Entradas populares